Los ciudadanos de Wuhan llevan un par de semanas en cuarentena y están obligados a llevar mascarillas con el objetivo de intentar frenar la propagación del coronavirus.

El mundo está en estado de alerta por la transmisión del coronavirus y especialmente las autoridades chinas, que están buscando nuevas estrategias para ayudar a resolver esta crisis sanitaria

El pasado 4 de febrero, la compañía tecnológica china con sede en Shenzhen, Dà- Jiāng Innovations (DJI) se comprometió con casi 1.5 millones de dólares en ayuda para apoyar en la contención de la epidemia.

Esta empresa en colaboración con los centros de investigación tecnológica agrícola, han adaptado sus drones para rociar de un desinfectante a base de alcohol etílico los 600 millones de metros cuadrados de cada una de las áreas afectadas.

Las zonas elegidas para la pulverización de la sustancia incluyen plantas de tratamiento de residuos, hospitales, fábricas y áreas residenciales.

Se ha comprobado que la efectividad del rociamiento desde drones es hasta 50 veces mayor que con métodos tradicionales.

Fumigación con drones

Los oficiales chinos, sobre todo en áreas rurales, están utilizando drones para impedir que los ciudadanos se reúnan fuera de sus domicilios o salgan sin la máscara de protección.

El Gobierno sugiere que se queden en casa durante la epidemia para no ser contagiados de coronavirus. No funcionan ni los transportes públicos y, aún así, hay gente que se toma a la ligera las recomendaciones.

Los funcionarios de Chengdu vieron a varias personas jugando al mah-jong en un lugar comunitario. “Jugar al mah-jong afuera está prohibido durante la epidemia. Te han visto. Deja de jugar y abandona el sitio lo antes posible”, expresó un funcionario a través de un micrófono mientras observaba la pantalla en busca de un avión no tripulado.

“No mires al dron, niño. Pídele a tu padre que se vaya de inmediato”, recalcó el funcionario a un niño que miraba el dron al lado de la mesa de mah-jong.

Estos dispositivos teledirigidos se colocan sobre el infractor para presionarle a volver a casa por no estar protegido de forma conveniente frente al coronavirus.

Chengdu al suroeste de China - The Drones Land

Multitud de posibilidades frente a la epidemia

No obstante, el uso de drones en el campo agrícola no ha sido la única posibilidad que han ofrecido los drones para luchar contra el coronavirus.

Estos vehículos aéreos no tripulados han colaborado en la colocación de altavoces para dispersar la concentración de grupos en lugares frecuentados.

“Los drones pueden mejorar notablemente la forma en que China pretende erradicar el virus en áreas públicas: pueden cubrir mucho más terreno que los métodos tradicionales, mientras reducen el riesgo de los trabajadores quienes, de otra manera, potencialmente pasarían más tiempo expuestos tanto al virus como al desinfectante”, explica DJI en una declaración.

Desde The Drones Land estamos completamente conmovidos por esta epidemia que están sacudiendo el mundo, pero nos enorgullece una vez más que los drones demuestren su capacidad para mejorar la vida de las personas.

Los drones están ayudando a combatir el coronavirus - The Drones Land